Información y educación sobre Economía Circular, Sustentabilidad y Reciclaje

Santiago Industria Circular
Reciclar a 3.800 kms del continente: ¿cómo logran gestionar sus residuos las tres principales islas de Sudamérica?

Reciclar a 3.800 kms del continente: ¿cómo logran gestionar sus residuos las tres principales islas de Sudamérica?

  • LATAM Airlines colocó a disposición su conectividad e infraestructura para apoyar la gestión ambiental de las islas Rapa Nui, Galápagos y San Andrés, transportando de gratuita cartones, plástico PET, aluminio, entre otros residuos. A la fecha, el programa ha permitido transportar más de 1.650 toneladas.

Las tres principales islas de la región -Rapa Nui, Galápagos y San Andrés- están a kilómetros de tierra: a 3.800, 1.000 y 775, respectivamente. De hecho, Isla de Pascua es el territorio más aislado de todo el mundo. Su condición de territorios insulares, las hace altamente dependientes de los productos y servicios que ofrece el continente.

Sabiendo que un puente aéreo es la única solución, a través de su programa Avión Solidario, LATAM Airlines Group ha puesto a disposición su conectividad e infraestructura, particularmente de LATAM Cargo, para apoyar la gestión ambiental de estas islas, en un trabajo que es de alta complejidad, por las largas distancias y el manejo de los mismos residuos.

De esta forma, y desde hace más de 10 años, LATAM ha transportado de manera gratuita cartones, plástico PET y aluminio, entre otros residuos, desde Isla de Pascua. A la fecha, el programa ha permitido movilizar más de 1.650 toneladas de desechos.

Una vez en Santiago, los desechos son retirados por una empresa de reciclaje que se encarga de su gestión y reciclaje para darle nueva vida.

En septiembre de 2023, la empresa renovó el convenio que mantiene con la Municipalidad de Rapa Nui, transportando cerca de 300 toneladas de residuos al año.

En Galápagos, LATAM se encarga desde el 2021 del retiro de plástico, cartón, vidrio y neumáticos, los cuales son trasladados a Ecuador continental para ser procesados y posteriormente transformados en textiles y en bicicletas. Hasta la fecha se han trasladado 19 toneladas aproximadas de materiales.

La compañía aérea mantiene alianzas: con el Aeropuerto Ecológico de Galápagos (ECOGAL), que ha facilitado el traslado anual de botellas plásticas hacia Guayaquil, Quito y otras ciudades de ese país; y con la compañía Silversea, con la que se articulan las acciones en materia de limpieza de playas en las Islas Galápagos y traslado de vidrio triturado y cartón recolectado en sus intervenciones.

En San Andrés, Colombia, LATAM mantiene una alianza de colaboración con la organización ambiental Schooner Bight Ethnic Association (SBEA), la que se encarga de separar, compactar y triturar mensualmente entre 8 y 12 toneladas de residuos aprovechables mensualmente.

Desde noviembre de 2019, la empresa realiza el transporte de diversos materiales desde la isla, como papel, plástico, cartón, tetrapack y latas, las que totalizan más de 500 toneladas de residuos a tierra firme al año en la ruta San Andrés – Bogotá.

Una vez en el continente, Schooner Bight Ethnic Association transporta los residuos desde San Andrés a Medellín, Cali, Cartagena y Bogotá donde son recogidos por gestores autorizados aliados de SBEA para el aprovechamiento y tratamiento de los residuos, como Ekored, Enka, Biocirculo, Atlantic Metal, ColRecicladora y EMPACOR, los que se encargan de la transformación de estos residuos aprovechables.

El Alcalde de Isla de Pascua, Pedro Edmunds Paoa, junto a Roberto Alvo, CEO de LATAM, en la firma del convenio para el traslado de residuos, en septiembre de 2023. 
79% de los chilenos esperan más compromiso de las empresas en la gestión de los desechos

79% de los chilenos esperan más compromiso de las empresas en la gestión de los desechos

  • Un estudio realizado por La Vulca, Netquest y la empresa de packaging biodegradable Bioelements, reveló que las personas perciben el impacto negativo de estos desperdicios en sus entornos y que se han vuelto más conscientes de los empaques que reciben, señalando que la estrategia de reciclaje actual no entrega resultados positivos.

¿A la gente le importan los empaques de los productos que consumen? Para buscar una respuesta a esta pregunta, la empresa nacional Bioelements, fabricantes de packaging biodegradable, desarrolló junto a la consultora La Vulca y Netquest un estudio en el que indagaron en las conductas de consumidores en Chile, Brasil y México en cuanto a la gestión de desechos en sus hogares, especialmente el plástico de envoltorios y envases.

Durante febrero de 2024, se realizó una investigación entrevistando a más de 3 mil personas en estos tres países, revelando que el 78% percibe el impacto negativo del plástico en sus entornos. Sin embargo, solo el 31% recicla activamente envoltorios de plástico, siendo aún menor en Chile, con un escueto 27%. Estos residuos, según indica el estudio, representan el 41% de los que más se acumulan en los hogares.

Para hacerse cargo de esta problemática, el 79% de los encuestados en Chile expresó el deseo de recibir más apoyo por parte de las empresas en el manejo de los empaques al terminar su función. Al mismo tiempo, un 81% cree que quiénes debieran hacerse cargo del costo de esta gestión deben ser las mismas empresas. Además, un dato revelador del estudio es que más del 58% de las personas que no reciclan en toda la región argumentan que no confían en la gestión eficiente de estos residuos por parte de terceros, cifra que se mantiene prácticamente igual en Chile, con un 56%.

“La desconfianza en el sistema actual también es un factor que se debe enfrentar con soluciones innovadoras y que se hagan cargo del problema de base. En ese sentido, hay un espacio enorme donde las empresas tienen mucho por hacer. Es ahí donde la innovación juega un rol clave, para no repetir las mismas fórmulas fallidas de los últimos 30 años. Nosotros, con ciencia y tecnología, queremos acortar distancias entre el problema y la solución”, explicó José Ignacio Parada, CEO y fundador de Bioelements.

Según datos del Banco Interamericano de Desarrollo, en América Latina y el Caribe se generan anualmente alrededor de 216 millones de toneladas de residuos sólidos. Del total, el 52% son orgánicos y el 19% son reciclables, principalmente plásticos, que representan el 12%. Sin embargo, solo se recicla el 4,5% de estos materiales. La gestión diferenciada de residuos es escasa, con el 56% enviados a rellenos sanitarios y cerca del 40% dispuestos inadecuadamente en vertederos a cielo abierto.

Adicionalmente, Parada asegura que «la urgencia de enfrentar el problema de cómo se gestionan los residuos es innegable. Este estudio nos permitió entender no sólo cómo se sienten las personas con respecto al tema de los desechos, sino que también entender sus expectativas frente a la industria. Este análisis nos muestra que hay mucho por hacer».

Uno de los hallazgos más destacados del estudio fue el alto respaldo hacia los envoltorios biodegradables como una alternativa prometedora, con un contundente 93% de los encuestados considerándolos una opción favorable. De hecho, más del 75% considera que una marca mejoraría su imagen hacia el público adoptando empaques biodegradables. 

La idea de envases que se convierten en energía para microorganismos en tan solo 20 meses ha generado un fuerte respaldo, reflejando un entusiasmo significativo hacia la propuesta de valor de empresas como Bioelements. Esto destaca la importancia de desarrollar alternativas sostenibles que puedan abordar eficazmente la problemática de los residuos plásticos en la región.

Patricia Martínez, de Plataforma Industria Circular: «Lo que para una empresa es un residuo, para otra es una oportunidad de negocio»

Patricia Martínez, de Plataforma Industria Circular: «Lo que para una empresa es un residuo, para otra es una oportunidad de negocio»

  • Patricia Martínez, directora del proyecto Plataforma Industria Circular, destacó que el camino hacia la economía circular en nuestro país está recién comenzando, abriéndose múltiples oportunidades en materia de investigación, innovación, negocios y nuevos empleos.
  • La plataforma tecnológica, una herramienta que permite transar residuos, ya está siendo empleada para comerciar y gestionar el desempeño ambiental de las empresas.

En el marco de la presentación de la Plataforma Industria Circular, un marketplace de economía circular que permite transar y gestionar residuos, excedentes o recursos subutilizados entre empresas, Patricia Martínez, directora del proyecto y doctora en Ciencias de la Ingeniería, destacó que la simbiosis industrial (conexión entre empresas para dar otro uso a sus residuos y recursos sub-utilizados) es una de las herramientas reconocidas internacionalmente para fomentar la economía circular.

Un diagnóstico realizado en la Región Metropolitana identificó las oportunidades de negocios de simbiosis industrial. Se estima que se podrían generar 12 conexiones por empresa con otros actores de una misma comuna. “Considerando un segmento objetivo compuesto por las pymes y grandes empresas de los rubros primarios y secundarios, da un total de casi 1,5 millones de potenciales conexiones en la región”, puntualiza Martínez.

Sin embargo, agrega la directora, sólo el 1% de los residuos que se generan tienen hoy algún tipo de valorización. Los Reportes del Estado del Medio Ambiente (REMA) señalan que un 20% de los residuos tienen alguna estrategia de valorización. Sin embargo, estas estrategias normalmente son de muy bajo valor agregado, además el valor reportado responde a una baja tasa de declaración de los residuos que realmente se producen en las empresas. “Sabemos que en Chile, a pesar de ser una normativa obligatoria, al menos en el ámbito de la construcción, sólo se declara el 8% y menos de los residuos generados”.

Lo anterior ayudaría a aumentar la “circularidad” de los residuos en la economía, pero eso es solo una parte del desafío. Respecto a las materias primas o recursos materiales que se “inyectan” a la economía, la productividad en Chile aún es muy baja, lo que al mismo tiempo, para Martínez, representa una oportunidad en materia de innovación, emprendimiento y nuevos empleos.

En nuestro país, la huella material, también conocida como “tasa metabólica”, que mide la cantidad de recursos que se requieren extraer para producir los bienes y servicios que la economía necesita para funcionar, es muy baja respecto a los países de la OCDE. “En Chile, se necesitan extraer cerca de 50 toneladas de recursos por persona, mientras que en la Comunidad Europea ese valor es de menos de 17 toneladas”, puntualiza la académica.

La productividad material es otro indicador que muestra que en Chile el camino hacia la economía circular está recién comenzando. “Acá se genera 0,5 dólar por kilo de material extraído, mientras que en los países OCDE esa cifra es seis veces superior, llegando a los 3,2 dólares”, señala Martínez.

Por tanto, para Martínez, nuestro país tiene un tremendo desafío, que es “convertir los residuos en recursos, que son efectivamente lo que son. Nosotros como seres humanos somos los únicos organismos vivos en este planeta que hemos acuñado este concepto de residuos y los acumulamos sin ningún límite”.

Herramienta tecnológica para dar valor a los residuos

Para abordar estos desafíos, Santiago Industria Circular, iniciativa del Gobierno de Santiago ejecutada por la Universidad de Valparaíso y financiada a través del Fondo de Innovación para la Competitividad Regional, presentó a las empresas de la Región Metropolitana la Plataforma Industria Circular, una herramienta tecnológica, que permite ofertar y demandar residuos, gestionar su trazabilidad e indicadores.

Patricia Martinez explica que el componente principal de la plataforma es una base de datos donde se identifican los principales residuos que se generan y las posibilidades u opciones de conversión de estos recursos. 

“Después construimos un algoritmo de conexión, que le hemos llamado dentro del proyecto ‘el Tinder de los residuos’, que nos permite hacer el match entre lo que para una empresa es un residuo y que para otra es una materia prima”, agrega.

Otro módulo de la plataforma permite determinar indicadores de desempeño ambiental, empleando la metodología de análisis de ciclo de vida, ampliamente validada a nivel internacional, lo que le da robustez y validez científica a los valores reportados. Así, la información procesada puede ser posteriormente exportada para declarar en el Sistema Nacional de Declaración de Residuos (SINADER).

Un tercer módulo es el de análisis territorial, que cruza la base de datos de los residuos declarados en SINADER u otras fuentes y la cruza con información real de las empresas a nivel territorial, por ejemplo con los datos de los tipos de industrias que existen en un determinado territorio o comuna del Servicio de Impuestos Internos. “A partir de ese análisis, podemos conocer cuáles son los recursos subutilizados en cada territorio, y determinar el potencial de materias primas secundarias que existen para fomentar la simbiosis industrial”, explica Martínez.

A la fecha, aunque el número de empresas registradas es más de 200, las que han sacado un real provecho de las funciones desarrolladas son cinco compañías que han usado el módulo para la gestión del desempeño ambiental y 14 el marketplace, transando materiales como plástico PET, metales, cáscaras de nuez, aceite lubricante usado, restos orgánicos, film stretch y metales.

Además, la directora indica que se está trabajando en el diseño de un protocolo de Monitoreo, Reporte y Verificación (MRV), que permitirá que la información que se gestiona a través de la plataforma sea trazable, transparente y certificable, lo que ayudará a vincularse con otros reportes de indicadores ambientales, sociales y económicos. También se podrán integrar bases de datos. Por ejemplo, reitera Martínez, la información que las empresas suban a la plataforma es posible descargarla y exportarla al Registro de Emisiones y Transferencias de Contaminantes (RETC).

“Nuestro llamado es a que más empresas se sumen a la Plataforma, pues no sólo contribuirán con su gestión ambiental al hacerse cargo de forma responsable de sus residuos, sino también accederán a miles de oportunidades de negocios”, destaca Patricia Martínez.

Quinta Normal y Giro se unen para implementar programa de reciclaje domiciliario en más de 5.000 hogares

Quinta Normal y Giro se unen para implementar programa de reciclaje domiciliario en más de 5.000 hogares

  • Este año, la recolección de envases y embalajes alcanzará a más de 38 mil habitantes de la comuna de Santiago.

El acuerdo de colaboración firmado entre la Municipalidad de Quinta Normal y el sistema de gestión Giro permitirá extender el servicio de reciclaje a más de 10 mil viviendas a lo largo de este año, comenzando con una fase inicial que abarcará 5 mil hogares. Mediante la utilización de camiones recolectores, se cubrirá la zona semanalmente para recoger vidrio, papel, cartón, plástico, latas y cartón para líquidos.

Esta iniciativa se enmarca con la Ley de Responsabilidad Extendida del Productor (REP), la cual establece que empresas que introducen más de 300 kgs de envases al mercado deben gestionar su recuperación y valorización post consumo. Giro, como sistema de gestión colectivo, trabajará en conjunto con el municipio para coordinar las rutas de recolección, la cual comenzará con las unidades vecinales que están entre las avenidas Marta Rozas Velásquez, Porto Seguro, Apóstol Santiago y San Pablo.  

Se espera que, para finales de año, más de 38 mil habitantes de Quinta Normal puedan acceder al servicio de reciclaje desde la puerta de sus hogares, lo que contribuirá a revertir las estadísticas que indican una baja tasa de reciclaje debido a la falta de puntos de recogida cercanos o servicios de recolección domiciliaria.

Nelson Urra, gerente general de Giro, expresó que “este es el quinto municipio con el que firmamos un convenio y estamos muy entusiasmados de poder llevar el reciclaje puerta a puerta a una nueva comuna. Esperamos seguir creciendo en la comuna y próximamente en más territorios».

Además, Giro llevará a cabo campañas de educación y sensibilización sobre la importancia del reciclaje, con el apoyo de Don Lalo y la Tita, dos personajes que buscan entretener y educar acerca del reciclaje a través de actividades en terreno que buscarán crear un impacto duradero en la comunidad de Quinta Normal.

Foto de Portada: Alrededor de Don Lalo (personaje celeste), la alcaldesa de Quinta Normal, Karina Delfino, y Nelson Urra, gerente general de Giro. A su izquierda la concejala Antonieta Flores y la dirigenta vecinal Natalia Michea.

Lanzan plataforma web de diseño para la reciclabilidad de envases y embalajes de productos alimenticios

Lanzan plataforma web de diseño para la reciclabilidad de envases y embalajes de productos alimenticios

  • El sitio www.guiarecicla.cl ofrece una solución integral para la gestión sostenible de envases y embalajes. La herramienta fue elaborada por Laben-Chile de la Usach, el Ministerio de Medio Ambiente, ANIR, el Pacto Chileno de los Plásticos y Vínculo Verde, con financiamiento de la ANID.

En el marco de la Ley REP (Responsabilidad Extendida del Productor), el Centro de Innovación en Envases y Embalajes (Laben Chile) de la Usach presentó una plataforma web de diseño para la industria alimenticia, que permitirá guiarla en la implementación de un modelo productivo más sostenible y con bajo impacto ambiental.

A través de la investigación aplicada “Guía/Plataforma de diseño para la reciclabilidad de envases de productos alimenticios (piloto regional)”, alojada en el sitio www.guiarecicla.cl, se busca, por un lado, establecer pautas claras y sencillas para contribuir a la mejora de forma integral de la selección, gestión y valorización de los materiales plásticos a utilizar, así como también entregar a la ciudadanía una guía educativa sobre el reciclaje, tomando en cuenta la realidad de nuestro país.

La plataforma web es financiada por el Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondef) de ANID, y cuenta con la participación de la Oficina de Economía Circular del Ministerio de Medio Ambiente, el Pacto Chileno por los Plásticos de Fundación Chile, la Asociación Nacional de la Industria del Reciclaje (ANIR) y Vínculo Verde. También es apoyado por nuestra Dirección de Gestión Tecnológica (DGT), perteneciente a la Vicerrectoría de Investigación, Innovación y Creación (VRIIC).

“A través de una guía generamos un bien público que permite a la sociedad comparar materiales de envases para alimentos en función de los requerimientos de protección y sostenibilidad. Esta plataforma entrega información especializada y robusta con indicadores claros para la selección de la mejor materialidad de acuerdo al tipo de alimento a envasar”, dijo el Dr. Abel Guarda, director de Laben-Chile.

Por su parte, la Dra. Alejandra Torres, directora del proyecto, académica de la U. de Santiago e investigadora de Laben, destacó los retos para la industria de envases de alimentos frente a las nuevas políticas medioambientales. “Con esta guía y plataforma web queremos aportar a las estrategias que está implementando el Ministerio del Medio Ambiente para aumentar las tasas de reciclaje en el país, las cuales son muy bajas. En Chile actualmente no existe la infraestructura necesaria para cumplir con las metas de valoración, y por otra parte, también representa un desafío la educación ambiental de la ciudadanía necesaria para poder cambiar hábitos de consumo”, sostuvo.

En tanto, el Dr. Francisco Rodríguez, codirector de este proyecto y quien es también académico de la Usach e investigador de Laben Chile y la plataforma Co-Inventa, agregó que esta guía es un claro ejemplo de la colaboración que se puede lograr entre universidad, gobierno y el mundo privado.

“Esperamos que tanto la guía como la plataforma web sean utilizados no sólo por usuarios y productores de envases y embalajes, sino también por vendedores, comercios pequeños y los consumidores en general, que quieran saber qué tipos de materiales se están reciclando a nivel nacional”, argumentó.

Antonia Biggs, de ANIR; Carolina Villegas, de Laben Chile Usach; Francisco Rodríguez, codirector del proyecto Guía Recicla, de Laben Chile Usach; Alejandra Torres, directora del proyecto Guia Recicla, de Laben Chile Usach; Sara Martínez, de Laben Chile Usach; Daniel Gacitúa, desarrollador informático del sitio Guía Recicla; Claudia Guerrero, del MMA; Tania Bishara, de Pacto por los Plásticos de Fundación Chile; Fernando Zagal, de Vínculo Verde; y Abel Guarda, director de Laben Chile Usach.